Nuestro Blog

Limpieza de grifos, sigue estos consejos

Los grifos limpios resultan realmente atractivos para la vista de todos, es poco inusual dirigirse a algún establecimiento, casa u hogar y observar estas piezas de fontanería en estados deplorables, debido a que siempre apostamos a la limpieza, pero ¿qué ocurre cuando solo nos enfocamos en la parte de fuera? la parte interna puede verse afectada a tal punto en el que deje de funcionar, por ello aqui te dejamos algunos consejos para que mantengas limpios tus grifos por fuera y por dentro.

Limpieza exterior

En primer lugar para proceder con la limpieza de los grifos es importante los materiales con los que fue fabricado, con el fin de determinar qué productos utilizar de forma de no pueda verse deteriorado a la exposición de ciertos químicos, es recomendable utilizar jabón neutro para eliminar esta posibilidad.

En el caso de que este tipo de jabones no funcione, podemos utilizar detergentes lavavajillas, con solo agregar dos cucharadas en una jarra de agua y pasar esta mezcla con una esponja con mucho cuidado de no rayar el grifo, podremos obtener resultados increíbles.

Para aplicar los limpiadores en lugares de difícil acceso como las manillas, podemos utilizar algún cepillo de dientes que ya no mantengamos en uso, para acceder a aquellos rincones que comúnmente suelen alojar mayores cantidades de sucio.

El bicarbonato de sodio es una opción bastante recurrente y utilizada por las bondades que esta composición mantiene al momento de limpiar, al igual que hilos dentales para aquellos estrechos espacios del artefacto.

Limpieza interior

En la mayoría de los modelos de grifos existentes, están dispuesta pequeñas rejillas para acceso interior de los dispositivos, esta rejilla funciona como contenedora para aquellas sustancias que con el tiempo comienzan a alojarse en estos espacios, proveniente de las mismas partículas del agua.

Una de las mejores maneras de limpiar estas rejillas es utilizando una aguja, introduciendola dentro del depósito y eliminando cada sustancia o desecho alojado para que pueda mantener el funcionamiento destinado del grifo, al finalizar es importante colocarlo y verter abundante agua fría, que sirva como destacador natural.

Productos naturales de limpieza

Además de los productos químicos utilizados en la actualidad para limpiar la grifería, existen remedios de origen natural, que pueden otorgar resultados muy similares a los distintos tipos de materiales existentes en el mercado.

Entre los más comunes se encuentran : El vinagre blanco, la harina y uno fabricado y procesado industrialmente pero hecho para el consumo humano , mejor conocido como coca-cola, aquella gaseosa famosa en el mundo, a la cual se le han descubierto particulares funciones de blanqueamiento y desinfección.

¿Tuberías atascadas? ¡Te damos unos consejos!

Lo primera tarea que debes hacer es asegurarte de que el desagüe de la cocina y el sifón se encuentran limpios. En caso de que no lo estén, claramente debes limpiarlas. Si aun después de haber limpiado tus tuberías siguen igual y el agua no fluye adecuadamente, tendras que implementar alguna de estas soluciones que aquí te ofrecemos:

Debemos mantener limpio el sifón

Primero tendrás que realizar la limpieza del sifón, que es una pieza algo pequeña que seguramente encontraras debajo del fregadero. Esta pieza tiene que traer un tapón donde hay que desenroscar para que pueda salir el agua acumulada. No olvides colocar un cubo o algo parecido debajo para que no provoques inundaciones. Ya una vez comenzada la limpieza, también es importante que limpies el tapón y el interior de la pieza ayudandote con una bayeta humedecida en desengrasante. Y si miras que la junta esta rota, cámbiala.

Para terminar coloca nuevamente el tapón en su lugar y has una prueba para ver si comienza a fluir bien el agua. Si observas que todo funciona con normalidad, entonces solucionaste el problema, pero si observas que la cosa sigue igual, deberas aplicar otros métodos que vamos a explicarte ahora.

En tu baño, con ayuda un destornillador levanta la tapa del sifón. La tapa que se encuentra en el interior podras abrirla con las manos y sacar toda la suciedad que haya dentro de ella. Termina limpiando el interior y los bordes con un trapo húmedo y luego vuelve a colocarlo en su lugar. Si se trataba de un problema sencillo luego de esto, al poner a funcionar los grifos debería marcha todo bien, pero si no, te vamos a explicar que hacer mediante otros métodos, aunque lo que mas te recomendamos en estos casos complejos es contratar el asesoramiento de algún profesional o una empresa especializada.

Si el atasco se produce en las cañerías

Si luego de haber utilizado los métodos anteriores el problema continua alli, deberás comenzar a probar con desatascadores. Aquí vamos a enseñarte los más comunes para que decididas cual elegir según tu situación:

Ventosa

Este es el desatascador mas común y sencillo, una simple ventosa con el mango. Este desatascador funciona por medio de succión, debes acercar la ventosa al agujero ya sea y cubrir con un paño el rebosadero. Va a producirse un vacío que dejara que el agua salga con fuerza junto con la suciedad. Continua con el proceso hasta que observes que no sale mas suciedad.

Este debe ser el primero de todos los métodos que utilices, ya que los demás son un poco más complicados.

Muelle

Otro de los métodos que nuestra empresa de desatoros en xxx te aconseja utilizar, es el uso de un muelle, que se introduce en las tuberías por el sifón y su funciona de la siguiente manera:

Al meter el muelle, tendrás que ir girándolo a medida que entra, así la suciedad comenzara a ser empujada destaponando de esta forma la tubería. Cuando llegue el momento de sacar el muelle la suciedad comenzara a ser atraída a medida que sacamos el muelle.

Este método funciona mas que bien cuando tus tuberías son muy antiguas y no deseas correr el riesgo de dañarlas con un producto químico.

Neumático

Esta es una versión moderna del método de ventosa. Su funcionamiento es mediante empuje de aire y de succión. Tienes que apoyar el mango en el agujero del fregadero o lavabo, y apretando tanto arriba como abajo varias veces y de manera rápida comenzaras a meter presión por el conducto y succionaras los restos de suciedad.

El método de neumático es bastante sencillo y no provoca daño a las tuberías.

Productos químicos

líquidos, en gel o granulados. Los productos químicos tienen que ser tu ultima opción, pues acostumbran a ser muy fuertes, y aunque casi nunca ocasionan daños a las tuberías lo mejor es prevenir.

Estos son capaces de disolver con mucha facilidad la grasa acumulada en las cañerias. Antes de manipularlos toma precauciones. Protege tus manos con guantes y utiliza tapa bocas para no respirar el vapor que deja.

 

6 Trucos de fontanería que podrías poner en práctica

Existen muchas personas que evitan realizar las tareas de fontanería porque les resultan bastante complicadas. Sin embargo, hay reparaciones que suelen ser sencillas y que podrías realizar tu mismo sin problemas. En este post vamos a darte 6 recomendaciones de fontanería que estamos muy seguros van a hacerte muy fáciles de realizar en tu hogar.

Tuberías del inodoro

Las principales causas por las que su inodoro puede no estar funcionando correctamente son varias, sin embargo, suelen ser bastante fáciles de solucionar. Lo primero que deberás hacer es averiguar cuál es la causa exacta por la cual el inodoro no está desaguando. Luego de que lo sepas solo tienes que reemplazar la pieza. Teniendo presente siempre cerrar la llave antes de hacerlo.

Sustituir un lavabo de baño

Cambiar el fregadero de tu cocina si puede resultar un trabajo algo complejo, pero si lo que tu necesitas es sustituir el lavabo del baño, con herramientas muy sencillas podrás hacerlo y, por supuesto, muchas ganas de trabajar.

Desatascar el desagüe del fregadero

Los restos de comida que solemos desechar en el fregadero, o la acumulación de jabón y pelos en el lavabo del baño son los primeros causantes de los atascos en las tuberías. Es por esta razón, que te aconsejamos tener a la mano un desatascador común, preferiblemente de goma que sea fácil de utilizar. Otra de las soluciones bastante sencillas es la de aplicar una mezcla de bicarbonato con agua muy caliente, esto va a ayudar a que se disuelva fácilmente la grasa adherida a las tuberías.

Olor a gas

Al percibir el mas mínimo indicio de olor a gas en tu hogar, lo primero que debes hacer es apagar la válvula de gas. Después, es importante esperar hasta que este se haya disipado para volver a encender la llama. Otra cosa importante es cerrar la llave de paso y ventilar tu hogar. Pero si pasados varios minutos, sientes que el olor no se va, lo mejor es cerrar el suministro de gas y llamar a un profesional en la materia.

Arreglar la lavadora

La lavadora para todos es un electrodoméstico indispensable. Lo primero que debes hacer si deseas poder arreglar tu lavadora es tener presentes las precauciones adecuadas.

  1. desenchufa la lavadora y cada uno de los cables eléctricos que puedan estar rodeándola.
  2. También, se debe analizar en qué estado se encuentran las mangueras de agua fría y caliente y confirmar que estas se están conectadas de manera correcta.
  3. De igual manera debes chequear el filtro. Estos son errores bastante comunes aunque parezcan imposibles de cometer.

Purgar radiadores

Durante todo el periodo de tiempo en el que los radiadores no están en uso, puede ser que lleguen a acumular aire, lo que provocaría que hagan un ruido extraño y que se calienten. Una de las soluciones, es encender la caldera y después de esto abrir el tornillo de evacuación del extremo del radiador, deja que salga el aire hasta que el agua empiece a salir y veras como los ruidos desaparecen.

Ahora, si no perteneces al grupo de personas a las que les gusta la fontanería y necesitas de nuestra ayuda, contáctanos en la provincia.

En fontanería ¿Qué y cuanto es una Pulgada?

¿Quieres saber cuánto es una pulgada en términos de fontanería?

En la fontanería, existen determinadas medidas que se utilizan para hacer los trabajos. Nuestra intención no es hacer más complicadas las cosas, sino, que creemos que resulta más práctico hacerlo así. La pulgada, en la fontanería ha sido una medida de uso tradicional que, actualmente, sigue siendo utilizada en determinados contextos.

Algunos años atras, para medir una pulgada se utilizaba la primera falange del dedo pulgar. Sin embargo, aunque habitualmente este método funcionaba, se ponía en duda, porque estaba sujeto al hecho de que existe gente con el dedo más grueso que otra, es de ahí que hubiese un margen determinado de interpretación. Por esta razón, al final, se termino tomando como referencia la medida inglesa y se adapto, ya que también existía una pulgada española (que se basa en el pie castellano) pero esta medía menos, exactamente 23,22 milímetros.

Decimos entonces, que siguiendo el sistema métrico decimal, una pulgada equivale a 25,4 milímetros, pero no podemos olvidar, que en España no se implanto hasta la segunda mitad del siglo XIX. Otra de las cosas que se deben tener presente es que, en países como los Estados Unidos, sigue sin ser implementado, por tal motivo, se utilizan diferentes medidas como la milla, por ejemplo, también el pie o la yarda. Y aunque el uso del Sistema Métrico se encuentra generalizado, todavía es posible encontrarnos con vestigios del pasado, como la pulgada.

Ahora, para evitar grandes confusiones, se debe indicar que un fontanero puede hablar de una pulgada para hacer referencia a elementos que tengan distinto diámetro, por eso hay que tener presente que la medida utilizada para esas tuberías que tenían 25,4 milímetros de medida interior. Es decir que, se puede hablar de una rosca de una pulgada, aunque la medida de esta sea de mas de 33 milímetros, pero se hablara relacionándola con una tubería que sí mide los 25,4 originales.

Por tal motivo, es necesario utilizar los materiales que más logren ajustarse a nuestros requerimientos, siendo consientes de que las pulgadas se establecieron como medida cuando aun se utilizaba el hierro para la fabricación de las tuberías. Ahora bien, si utilizamos otros materiales, como el hormigón, cobre, plástico, o el PVC  tendremos que hacer una valoración de si la medida tradicional nos resulta funcional o si, por el contrario, resulta más práctico medir directamente en milímetros.

En fontanería, lo normal es que existan tablas de equivalencia para poder calcular el diámetro, tanto de las tuberías, como también de las roscas que vamos a utilizar para la obra. En un ejemplo, si utilizamos tuberías se medirán en milímetros, que es la medida que se usa corrientemente excepto en las que están hechas hierro. En cambio, para las roscas, seguiremos utilizando la pulgada como medida de referencia.

Todos estos datos nos serán útiles en el momento que tengamos que realizar una obra para poder tomar decisiones que se ajusten a nuestras necesidades. En cualquier caso, si llegas a tener dudas, te aconsejamos que te pongas en contacto con especialistas que te podrán ayudar.