¿Tuberías atascadas? ¡Te damos unos consejos!

Lo primera tarea que debes hacer es asegurarte de que el desagüe de la cocina y el sifón se encuentran limpios. En caso de que no lo estén, claramente debes limpiarlas. Si aun después de haber limpiado tus tuberías siguen igual y el agua no fluye adecuadamente, tendras que implementar alguna de estas soluciones que aquí te ofrecemos:

Debemos mantener limpio el sifón

Primero tendrás que realizar la limpieza del sifón, que es una pieza algo pequeña que seguramente encontraras debajo del fregadero. Esta pieza tiene que traer un tapón donde hay que desenroscar para que pueda salir el agua acumulada. No olvides colocar un cubo o algo parecido debajo para que no provoques inundaciones. Ya una vez comenzada la limpieza, también es importante que limpies el tapón y el interior de la pieza ayudandote con una bayeta humedecida en desengrasante. Y si miras que la junta esta rota, cámbiala.

Para terminar coloca nuevamente el tapón en su lugar y has una prueba para ver si comienza a fluir bien el agua. Si observas que todo funciona con normalidad, entonces solucionaste el problema, pero si observas que la cosa sigue igual, deberas aplicar otros métodos que vamos a explicarte ahora.

En tu baño, con ayuda un destornillador levanta la tapa del sifón. La tapa que se encuentra en el interior podras abrirla con las manos y sacar toda la suciedad que haya dentro de ella. Termina limpiando el interior y los bordes con un trapo húmedo y luego vuelve a colocarlo en su lugar. Si se trataba de un problema sencillo luego de esto, al poner a funcionar los grifos debería marcha todo bien, pero si no, te vamos a explicar que hacer mediante otros métodos, aunque lo que mas te recomendamos en estos casos complejos es contratar el asesoramiento de algún profesional o una empresa especializada.

Si el atasco se produce en las cañerías

Si luego de haber utilizado los métodos anteriores el problema continua alli, deberás comenzar a probar con desatascadores. Aquí vamos a enseñarte los más comunes para que decididas cual elegir según tu situación:

Ventosa

Este es el desatascador mas común y sencillo, una simple ventosa con el mango. Este desatascador funciona por medio de succión, debes acercar la ventosa al agujero ya sea y cubrir con un paño el rebosadero. Va a producirse un vacío que dejara que el agua salga con fuerza junto con la suciedad. Continua con el proceso hasta que observes que no sale mas suciedad.

Este debe ser el primero de todos los métodos que utilices, ya que los demás son un poco más complicados.

Muelle

Otro de los métodos que nuestra empresa de desatoros en xxx te aconseja utilizar, es el uso de un muelle, que se introduce en las tuberías por el sifón y su funciona de la siguiente manera:

Al meter el muelle, tendrás que ir girándolo a medida que entra, así la suciedad comenzara a ser empujada destaponando de esta forma la tubería. Cuando llegue el momento de sacar el muelle la suciedad comenzara a ser atraída a medida que sacamos el muelle.

Este método funciona mas que bien cuando tus tuberías son muy antiguas y no deseas correr el riesgo de dañarlas con un producto químico.

Neumático

Esta es una versión moderna del método de ventosa. Su funcionamiento es mediante empuje de aire y de succión. Tienes que apoyar el mango en el agujero del fregadero o lavabo, y apretando tanto arriba como abajo varias veces y de manera rápida comenzaras a meter presión por el conducto y succionaras los restos de suciedad.

El método de neumático es bastante sencillo y no provoca daño a las tuberías.

Productos químicos

líquidos, en gel o granulados. Los productos químicos tienen que ser tu ultima opción, pues acostumbran a ser muy fuertes, y aunque casi nunca ocasionan daños a las tuberías lo mejor es prevenir.

Estos son capaces de disolver con mucha facilidad la grasa acumulada en las cañerias. Antes de manipularlos toma precauciones. Protege tus manos con guantes y utiliza tapa bocas para no respirar el vapor que deja.